Lady Gaga es una de las cantantes más exitosas del mundo y actualmente se encuentra haciendo su debut en el cine con el protagónico de la nueva película “A star is born” (“Nace una estrella” en español) que ya se encuentra en la cartelera de nuestros cines.

Hace unos días, la artista estadounidense y conocida activista por la salud mental, fue reconocida por la revista “Elle” como una de las mujeres más influyentes en Hollywood. En la ceremonia, celebrada hace unos días en Los Ángeles, dio un poderoso discurso sobre su experiencia como sobreviviente de abuso sexual, en donde abordó el rol de la mujer en Hollywood y la importancia de la salud mental para nuestro bienestar. Aquí te dejamos un fragmento de su conmovedor e inspirador discurso.

Lady Gaga durante su discurso (Foto: Getty Images)

“Hoy me probé vestido tras vestido al alistarme para este evento, uno más ajustado que el otro, tacos, diamantes, plumas, miles de telas bordadas y las sedas más bellas del mundo. Para serles honesta, me sentí nauseabunda. Me pregunté: ¿qué significa realmente ser una mujer en Hollywood? No somos solo objetos para entretener al mundo. No somos simplemente una imagen para llenar de risas y muecas las caras de las personas. No somos parte de un enorme concurso de belleza en donde nos ponemos una en contra de la otra para el placer del público. Nosotras, las mujeres en Hollywood, somos voces. Tenemos pensamientos profundos, ideas, creencias y valores sobre el mundo y tenemos el poder de hablar y de ser escuchadas, y de defendernos cuando somos silenciadas. (…)

Como una sobreviviente de abuso sexual por parte de alguien en la industria del entretenimiento, como una mujer que todavía no es lo suficientemente valiente para decir el nombre de su agresor, como una mujer que convive con dolor crónico y que fue condicionada desde una edad muy joven a escuchar lo que los hombres me decían que debía hacer, hoy decidí que quería retomar el poder. Hoy día me puse pantalones. (…) Tuve la revelación de que tenía que sentirme empoderada para ser yo misma, hoy más que nunca. Para resistirme a los estándares de Hollywood, lo que sea que eso signifique. Resistirme a los estándares de vestirme para impresionar y de usar lo que realmente importa: mi voz.

Después de haber sido violada cuando tenía 19 años, cambié para siempre. Una parte de mí se cerró por muchos años. No se lo conté a nadie. Yo misma lo evitaba y sentía vergüenza, incluso todavía hoy siento vergüenza parada aquí frente a ustedes. Siento vergüenza de lo que me pasó. Todavía tengo días en los que siento como si hubiese sido mi culpa. Después de haber compartido lo que me pasó con hombres muy poderosos de esta industria, nadie me ayudó. Nadie se ofreció a orientarme o darme una mano que me ayude a llegar a un lugar en donde sienta que se hizo justicia, ellos ni siquiera me guiaron para buscar la ayuda para mi salud mental que tan urgentemente necesitaba. Esos hombres se escondieron porque estaban asustados de perder su poder. Y porque ellos se escondieron, yo empecé a esconderme.

Me escondí por un largo tiempo hasta que empecé a sentir dolor físico. Entonces, tuve que ir al doctor porque no sabía qué me estaba pasando. Y ahí fui diagnosticada con trastorno por estrés postraumático y con fibromialgia, algo que muchas personas piensan que no es real, y yo ni siquiera sé qué carajo responder a eso. Pero les diré qué es: un síndrome que básicamente es un ciclón de dolor inducido por el estrés. (…) La depresión, la ansiedad, los desórdenes alimenticios y los traumas son solo algunos ejemplos de las fuerzas que pueden llevarte a este tornado de dolor. Así que lo que me gustaría decir en esta sala llena de hombres y mujeres poderosas es que hay que trabajar juntos para guiar al mundo hacia la bondad. Soy lo suficientemente afortunada para tener los recursos que me permiten acceder a ayuda. Pero, para muchos, los recursos no existen o no tienen la capacidad de pagarlos o de acceder a ellos. Quiero ver cómo la salud mental se convierte en una prioridad global. Nosotros no somos capaces de controlar todos los desafíos y tragedias que la vida nos pone en el camino. Pero podemos trabajar juntos. Esta sala puede trabajar junta para curarnos los unos a los otros. Y también podemos intentar encontrar la fuerza, de la mejor manera en que podamos, para pedir ayuda si es que la necesitamos. (…)

Mi sueño personal es que pueda haber un profesor o un terapeuta experto en salud mental en cada colegio en este país y ojalá un día en todo el mundo. Levantemos nuestras voces. Sé que lo estamos haciendo, pero hagámoslo más fuerte. Y no solo como mujeres, sino también como humanos. Démonos cuenta de que hay hombres maravillosos en el mundo y pidámosles que tomen nuestras manos para buscar justicia. Para que nuestras voces sean escuchadas, cualquiera sea nuestra historia. Para tener igualdad de condiciones. Vamos a luchar por la justicia de mujeres y hombres, y por la de aquellos con otras identidades sexuales. Para mí, eso es lo que significa ser una mujer en Hollywood. Significa que tengo una plataforma, tengo una oportunidad de hacer el cambio. Rezo para que escuchemos y prestemos más atención a todos aquellos que nos rodean y que lo necesitan. Sé una mano que ayuda. Sé una fuerza para el cambio”.

Lady Gaga continúa siendo una de las voces más potentes de Hollywood que aboga por la salud mental. El año pasado se alió con el príncipe William de Inglaterra a través de su organización “Heads Together”, difundiendo un video en redes sociales donde ambos conversaron abiertamente sobre sus experiencias de salud mental.

Recordemos que todos tenemos una voz que puede llegar y educar a las personas que nos rodean sobre salud mental: todos podemos ser parte del cambio para eliminar la desinformación, el estigma y el rechazo, a favor del conocimiento, la empatía y la comprensión.

#TodosPorLaSaludMental

Fuente: Elle Magazine