La salud mental es clave para el bienestar de toda persona y, por ende, constituye un elemento fundamental para el desarrollo a nivel local, nacional y mundial.  Sin embargo, no es un secreto que esta sigue ocupando una posición postergada en los sistemas de salud pública, a pesar de su importancia.

En De-mentes estamos convencidos de que el estigma que existe hacia la salud mental contribuye en gran medida con esta situación de postergación. Este estigma clasifica a las personas con afecciones mentales como violentas o inestables, entre otros prejuicios erróneos y negativos; esto limita las capacidades de prevención y promoción de la salud mental en nuestro país, así como la inclusión socio-laboral de las personas con afecciones mentales.

Por ello, nuestra organización está dedicada a luchar contra el estigma para cambiar esta realidad. Para ayudarnos en esta misión, hace unos días le consultamos a nuestra comunidad de Facebook y Twitter cuál es la mejor manera de combatir el estigma hacia la salud mental. Aquí les presentamos un resumen de los aportes que recibimos.

1. Hablar abiertamente sobre salud mental: La mayoría de opiniones coincidieron en la importancia de generar cada vez más conversaciones abiertas sobre salud mental, donde todos podamos compartir nuestras historias libremente y sin miedo a prejuicios y/o discriminación.

“Compartiendo historias y hablando libremente de nuestra salud mental con nuestra familia, amigos y compañeros del trabajo” – Marcia Fernández

“Mostrando historias reales que demuestren lo sensible e importante que es hablar del tema” – Miguel Rojas Cuadros

“Hablar del tema y acercar a las personas a la situación” – R Lizbeth L Vera

2.Educándonos e informándonos sobre salud mental: Más de uno coincidió en la importancia de educar en salud mental desde la infancia, para así acercar a la sociedad al tema e ir desterrando los tabúes asociados a las enfermedades mentales.

“Tratándolo como un tema importante dentro de los colegios. Muchos niños no conocen de esto o no saben reconocer las distintas enfermedades que una persona puede tener, es complicado saber cómo actuar frente a ello si desconoces del tema. Sería genial si también se hicieran charlas para familias y padres en el colegio para saber cómo abordar este tema con sus hijos” – Carolina Arauco Lugo

“Durante toda mi vida educativa, incluida la universitaria, nunca recibí educación sobre salud mental. Me parecería importante que se enseñe en los colegios, academias, institutos y universidades, ya sea a través de campañas o a través de un curso, el cual puede ser biología o psicología” – Luz Paola Yauri Bellido

3.Instar a los medios de comunicación a cambiar su lenguaje al hablar de salud mental: Es prioritario que los medios de comunicación corrijan su lenguaje al momento de abordar temas de salud mental o de presentar noticias que involucren a personas con afecciones mentales. Lamentablemente, el estigma es muchas veces alimentado por estos medios, en lugar de que funcionen como fuente de información y educación sobre el tema.

“Comenzar a utilizar el correcto uso en los medios de comunicación. Hacer quizás especiales del tema” – Fiorella Arízaga

4.Ser empáticos y aprender a escuchar y comprender lo que no conocemos: Es muy importante ponernos en el lugar del otro y empezar a escuchar con oídos más empáticos y comprensivos aquello que no conocemos. Entender que sobrellevar un problema de salud mental puede ser tan o más difícil que sobrellevar una enfermedad física.

“¡Empezando a hablar y a entender sin miedo!” – Daniela Kisner Gylling

“Hablándolo en nuestros círculos y practicando la empatía” – Marjorie Reymundo Conde

“Hablando abiertamente sobre salud mental y ser empáticos” – Luis Ramos Del Castillo

5.Ser conscientes de nuestro lenguaje y el de nuestro entorno social: Es importante tomar consciencia de los términos que usamos en el día a día, ya que podríamos estar contribuyendo con el estigma. Asimismo, corregir a las personas de nuestro entorno social e instarlos a que usen los términos adecuados para hablar de salud mental  y de las personas con alguna condición a ella ligada.

“Indignándonos con cada mal término usado ya sea dentro de nuestro entorno social o en los medios de comunicación. Evidenciando que la salud mental es tan importante como la salud física y que las enfermedades a ella ligadas son también difíciles de sobrellevar” – Lucero Andaluz Llerena

6. Empoderando a quienes tienen alguna condición de salud mental: Es de suma relevancia trabajar por brindarle las oportunidades de desarrollo personal y profesional a las personas con afecciones mentales, de manera que el estigma no constituya una traba para que vivan una vida plena y participen de nuestra sociedad haciendo ejercicio de su ciudadanía.

“Empoderando a los que sufren de este problema social” – Renato Lopez

El estigma hacia la salud mental es un problema social que trae consigo muchas limitaciones a millones de personas en el mundo. Es importante que unamos fuerzas y que cada vez seamos más los que luchemos día a día por una sociedad inclusiva, empoderada, participativa y libre de estigma, en donde la salud mental esté posicionada como una de las prioridades dentro de la agenda nacional y mundial.

#TodosPorLaSaludMental