Esta semana la Defensoría del Pueblo exhortó al Ministerio de Salud sobre la necesidad de adoptar medidas urgentes para garantizar la prevención y la atención por COVID-19 de las personas albergadas en hospitales psiquiátricos. Sin embargo, es importante recordar que nosotros también podemos ayudar.

Por eso, compartimos con ustedes esta entrevista a Selma Passalacqua de Price, Presidenta de la Asociación de Voluntariado del Hospital Víctor Larco Herrera, quien nos contó sobre la increíble labor que vienen realizando hace varios años y también en esta coyuntura, además de su posición sobre el estigma hacia la salud mental. ¡Gracias Selma!

Imagen de Selma. Foto

– Selma, cuéntanos un poco sobre ti. ¿Desde hace cuánto tiempo trabajas como voluntaria para el Hospital Víctor Larco Herrera? ¿Qué te inspiró a hacerlo?

Hace 15 años inicié mi trabajo como voluntaria en el hospital. Fue una decisión que tomé apenas me jubilé: mis hijos emprendieron vuelo, tuve la sensación del nido vacío y dije “este es el momento en que he dejado de trabajar para producir dinero y de ahora en adelante quiero trabajar para servir a los demás”. Ese era mi deseo.

La salud mental siempre fue un tema que me suscitaba mucho interés, además de que el hospital quedaba cerca a mi casa. Cuando pude visitar y conocer a las personas de los distintos pabellones me quedé enamorada de este trabajo.

– ¿Cómo se fundó la Asociación Civil Pro Salud Mental Víctor Larco Herrera?

La Asociación se forma en primer lugar con la visita de las damas del cuerpo diplomático holandés y luego con la visita de las madres de los alumnos del colegio Santa María, quienes pudieron verificar in situ las grandes necesidades de las personas albergadas en ese momento en el hospital. Lo que se quiso fue habilitar una vía formal para recibir donaciones, trabajar proyectos y comunicar de diferentes formas a la sociedad lo que se venía haciendo desde el voluntariado. Es así como se fundó la asociación hace 25 años, este año cumplimos nuestras Bodas de Plata.

Imagen de voluntarias del Hospital. Foto.

– ¿Consideras que existe un estigma hacia la salud mental y hacia el Hospital Víctor Larco Herrera?

Sí, por supuesto, y mucho. Las personas llegan a nuestro hospital cuando están muy mal y muchas veces atribuyen sus problemas a brujería, maldiciones diabólicas, entre otros. Hay mucha ignorancia sobre la salud mental.

Además, desafortunadamente las familias tienen una tendencia a querer esconder estos temas. Nuestro rol como voluntarias es dignificar la vida de las personas que conviven con problemas relacionados a su salud mental, por ello siempre conversamos con las familias. Les hacemos ver que hay enfermedades diversas, como la diabetes o la hipertensión, que responden a un problema en uno de nuestros órganos y que, del mismo modo, se pueden presentar problemas en el pensamiento, en la mente, que se deben tratar de manera adecuada.

Pero sí, existe un estigma. He sido testigo de cómo personas totalmente recuperadas, con tratamientos que les permiten trabajar y desarrollarse de forma totalmente normal, lamentablemente no son aceptadas para empezar un oficio. Apenas conocen que han estado albergadas en el Hospital Víctor Larco Herrera, inmediatamente me dicen que no: les quitan la oportunidad, es como llevar un letrero en la frente.

Entonces, es muy doloroso y hay que trabajar mucho por esto. Todas las voluntarias nos damos el trabajo de luchar contra este estigma, de buscar la inclusión social de estas personas y de luchar contra estos prejuicios que no deberían existir en la sociedad actual.

– ¿De qué manera vienen apoyando a los pacientes del hospital en esta coyuntura?

Nuestra asociación apoya a las personas albergadas en el hospital y también a las que se atienden por consultas ambulatorias.

La coyuntura actual es difícil, porque en estos momentos en el hospital no se está atendiendo mediante consulta externa, solo se están atendiendo los casos que llegan por Emergencias. Se forman colas enormes en la Av. Del Ejército de personas que intentan ingresar por emergencias para que puedan recibir su tratamiento a través de la cobertura del Seguro Integral de Salud (SIS). A estas personas les repartimos víveres y útiles de aseo, así como dinero en efectivo para poder apoyarlas y que puedan dar de comer a sus familias, ya que por culpa del estigma en la mayoría de los casos no pueden trabajar, y menos en esta coyuntura.

– Para las personas que nos leen: ¿de qué manera pueden apoyar?

Ayudándonos a ayudar. Donando dinero, víveres, ropa usada en buen estado, zapatos, útiles de aseo, almohadas, frazadas, cubrecamas, toallas: todo lo que crean pueda ser útil. Esto nos permite ayudar tanto a las personas que viven en los pabellones del hospital, como a aquellas que ingresan por Emergencias o consulta externa.

[Nota de redacción: les dejamos los datos de la cuenta bancaria de la Asociación al final del presente artículo].

– ¿Hay algo que quisieras agregar?

Toda la sociedad debería luchar por dignificar la vida de estas personas y por romper los estigmas, por integrarlas e incluirlas en la sociedad, en una sociedad que sea justa con ellas.

Lamentablemente, a veces somos testigos de este estigma incluso en las donaciones que recibimos, lo cual nos causa gran pesar. Para nosotras, los pacientes del hospital valen oro y por ello trabajamos junto con la Dirección del Hospital para promover que sean respetados: merecen el mismo trato que cualquier ser humano y aún más, porque son personas que tienen que convivir y luchar con una enfermedad difícil y dolorosa. Tienen que ser tratadas con el mayor cariño y la mejor voluntad. Esa es nuestra lucha eterna y constante, concientizar a la sociedad sobre respetar y dignificar la vida de las personas que conviven con problemas de salud mental. Para eso existimos como voluntariado: esa es nuestra lucha.

Cuenta Bancaria – Asociación Civil Pro Salud Mental Víctor Larco Herrera

  • BCP Soles: 193-2361236-0-67
  • Código interbancario: 002-193-002361236067-19
  • RUC: 20503384877

Contacto: Facebook – Voluntariado Hospital V. Larco Herrera

#TodosPorLaSaludMental