Nuestro país se encuentra atravesando una muy difícil situación debido principalmente a la corrupción, esa práctica deshonesta, antiética e ilegal que hoy vemos tan institucionalizada en el sistema político de nuestro país, en la cual se priorizan los intereses personales antes que los de todo un país.

Foto: La República

Según el VIII Informe de percepción sobre calidad de vida en Lima y Callao, presentado hace unos días por el observatorio ciudadano “Lima cómo vamos”, la corrupción de los funcionarios públicos es considerado uno de los tres problemas más importantes que afectan la calidad de vida, tanto en Lima como en Callao, por más del 26% de habitantes.

La corrupción no solo retrasa el desarrollo de un país, sino que también afecta la salud mental de sus habitantes. En una entrevista brindada a Andina hace unos meses*, representantes del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi explicaron cómo esta práctica afecta el índice de bienestar de un país, empezando a generar desánimo, desmoralización y desesperanza en la población.

 “Los ciudadanos ven a la corrupción como una dificultad que afecta sus derechos y el crecimiento del país. Pero, aún no perciben que más que causar alguna afección de salud mental para ellos, se lo causa a la población” indicó el jefe del Departamento de Promoción de Salud, Luis Matos.

 Existe una estrecha relación entre la angustia  y la corrupción. La impunidad agrava además la situación, ya que incrementa la sensación de inseguridad de la sociedad y propicia la generación de estrés, ansiedad, rabia, indignación y tristeza, al no aplicarse las sanciones adecuadas.

Como ciudadanos de un país que hoy se ve invadido por la corrupción, es nuestro deber hacer un alto para reflexionar y tomar conciencia de nuestros propios actos. Debemos tener tolerancia cero con los actos corruptivos, en todas las instancias, ya sean de gran o pequeña escala. Es nuestro deber además educar y fomentar buenos valores en las nuevas generaciones del país, enseñarles a diferenciar entre lo bueno y lo malo. Solo de este modo podremos avanzar como país.

#TodosPorLaSaludMental

 *Entrevista disponible en: Andina.pe
Referencias: ElFinanciero.mx